Saltear al contenido principal
LUCHA A CONTRARRELOJ: ECOSIA, EL BUSCADOR QUE COMBATE EL CAMBIO CLIMÁTICO

LUCHA A CONTRARRELOJ: ECOSIA, EL BUSCADOR QUE COMBATE EL CAMBIO CLIMÁTICO

En España habita el 54 % de las especies de plantas y animales de Europa y se cultiva el 12 % de sus frutas y verduras. La seguridad alimentaria europea está directamente vinculada a los recursos hídricos y del suelo de este país.

Sin embargo, España está alcanzando sus límites ecológicos.

Aproximadamente el 1 % de su suelo se considera ya estéril y un 20 % de sus tierras se encuentran empobrecidas. En efecto, el 75 % de su territorio presenta un grado de aridez tan alto que podría transformarse en un desierto en tan solo unas décadas.

_N103078

Representación artística de las zonas deforestadas del sudeste del país, donde Ecosia planta árboles.

Ecosia y su primer proyecto de reforestación en Europa

Como en la mayoría de los países, el proceso de urbanización y el rápido aumento de la población han dado lugar a una importante deforestación. Sin embargo, la causa principal de este proceso ha sido la agricultura industrial a gran escala, que ha llevado al límite las condiciones climáticas del país.

Existen alternativas, pero necesitan apoyo para poder desarrollarse. Ecosia, el buscador que planta árboles, junto a Alvelal (asociación de agricultores en Andalucía) está colaborando en su primer proyecto en Europa para frenar la desertificación del país y de todo el continente.

Screen-Shot-2018-11-21-at-14.34.54

Durante las dos últimas décadas, la media de edad en la mayor parte de las zonas rurales españolas ha alcanzado los 44 años.

Cansados de contemplar el deterioro de sus paisajes y el abandono de sus pueblos, un grupo de agricultores y emprendedores andaluces decidieron no quedarse de brazos cruzados.

Su sueño es lograr un equilibrio entre la reforestación, la regeneración del suelo y los medios de subsistencia de la población que permita a su región natal autoabastecerse.

En España habita el 54 % de las especies de plantas y animales de Europa y se cultiva el 12 % de sus frutas y verduras. El 75 % de su territorio presenta un grado de aridez tan alto que podría transformarse en un desierto en tan solo unas décadas.

1 – Regeneración del suelo y las laderas montañosas

Los árboles son un elemento fundamental, tanto para regenerar el suelo empobrecido como para protegerlo de mayores daños. Para la agricultura a gran escala, sin embargo, son solo un estorbo. «La agricultura industrial trata la tierra como una mera superficie de apoyo», cuenta Fran a Ecosia, uno de los primeros agricultores en unirse a Alvelal.

A pesar de que sus campos agrícolas están situados en una de las zonas más áridas del sudeste español, Fran ha conseguido revitalizar gran parte de sus tierras. Al haber plantado árboles cerca de los cultivos, ha logrado que el suelo se tome un merecido descanso de los fertilizantes químicos.

Screen-Shot-2018-11-21-at-14.15.45

Fran está convirtiendo su finca en una explotación de agricultura ecológica. Fue uno de los primeros agricultores en unirse a Alvelal.

Alvelal también está destinando esfuerzos a reforestar las laderas de las montañas, que sufrieron intensas deforestaciones tras la Guerra Civil. A su término, en 1939, toda una ola de deforestación arrasó el país. La población dependía de la leña para cocinar y calentarse, y despejó las tierras para cultivar alimentos. Las montañas desnudas, sin embargo, suponen una seria amenaza para la fertilidad del suelo.

Sin árboles en las montañas, carecemos también de raíces que absorban el exceso de agua cuando llueve. Esto hace que la tierra se convierta rápidamente en lodo y acabe siendo arrastrada a gran velocidad, llevándose con ella el suelo fértil e inundando a menudo pueblos enteros.

_N102720

Rain

Sin árboles en las montañas, la lluvia transforma la tierra en lodo y la arrastra, provocando inundaciones.

2 -Agricultura ecológica

A escala europea, España es el país que más territorio dedica a la agricultura ecológica. Pero esto no basta.

Unos dos millones de hectáreas, aproximadamente el 13 % de sus tierras cultivables, son explotaciones ecológicas. Sin embargo, se calcula que el 60 % de su producción se exporta al norte de Europa.

«En España, poco a poco se empiezan a consumir productos ecológicos», explica Miguel Ángel, cofundador de Alvelal. Se muestra convencido de que, con el tiempo, la demanda de este tipo de productos será cada vez mayor en todo el mundo.

Adoptar sus métodos, sin embargo, no es tarea fácil: requiere una considerable inversión en nuevas tecnologías por parte de los agricultores. Sin la ayuda de los pesticidas, mantener sanos los cultivos exige mucho trabajo.

En su opinión, «la agricultura ecológica significa seguir los dictados de la naturaleza». «Esto lleva más tiempo, pero las recompensas también son mayores para las personas y la naturaleza», añade.

«Siempre será necesario recurrir a algún tipo de agricultura industrial, puesto que tenemos que alimentar al mundo. Pero puede llevarse a cabo de otra manera, mejor que como se hace ahora».

España es el país que más territorio dedica a la agricultura ecológica pero se calcula que el 60 % de su producción se exporta al norte de Europa

Screen-Shot-2018-11-21-at-14.53.35

Miguel (derecha) logró convencer a su padre (izquierda) para que adoptaran la agricultura ecológica.

3 – El papel del agricultor en el mundo

Los pequeños agricultores producen el 70 % de los alimentos del planeta. Se calcula, sin embargo, que para el año 2050 el mismo porcentaje de la población vivirá en ciudades. España también sigue esta tendencia y una gran parte de sus áreas rurales se está despoblando de manera alarmante.

«Nosotros, los agricultores, y la sociedad en general tenemos que volver a considerarnos como lo que somos: gestores del suelo del mundo», afirma Cristóbal. Es el presidente de Alvelal y está convencido de que los cambios que están llevando a cabo solo pueden perdurar si se reconoce la importante labor de los agricultores.

«Debemos recuperar la dignidad de trabajar la tierra», añade. Por esta razón, Alvelal se esfuerza por atraer a las generaciones más jóvenes para que trabajen en zonas rurales.

_N102129_1

Cristóbal (arriba), presidente de Alvelal.

DSCF9179

Belén y Leo son un buen ejemplo de ello. Ambos rozan la treintena y todavía sienten el peso del estigma de trabajar en el sector rural, a pesar de sus carreras universitarias.

Sin embargo, están decididos a proteger el paisaje y evitar la despoblación de la zona. Se consideran agricultores y emprendedores que, gracias a sus estudios universitarios, gozan de la capacidad para unir los dos mundos de donde proceden: el rural y el urbanita.

_N103146

Belén y Leo, los miembros más jóvenes de Alvelal.

Los pequeños agricultores producen el 70 % de los alimentos del planeta pero una gran parte de las áreas rurales de España se está despoblando de manera alarmante.

El reto de la desertificación

La lucha contra la desertificación en España supone una inquietante premonición para el resto del mundo de lo que se avecina. Representa, sin lugar a dudas, un ejemplo de lo que otros países menos privilegiados llevan décadas sufriendo.

El clima no entiende de fronteras: lo que es cierto para España lo es también para el resto del mundo. Nuestra agricultura necesita un cambio. El sistema actual ha agotado ya aproximadamente el 24 % del suelo del planeta. España se está convirtiendo en un desierto. ¿Cómo afectará esto al suministro de frutas y verduras en Europa?

Mucho por hacer: el papel de Ecosia

Ecosia es un motor de búsqueda que invierte aproximadamente el 80% de los ingresos que percibe a diferentes organizaciones de todo el mundo relacionadas con la plantación de árboles. Su objetivo es el de llegar a mil millones de árboles plantados antes del 2020 (llevan 50 millones). Para contribuir al crecimiento de Ecosia, y por lo tanto, a la lucha contra la deforestación del planeta, además de navegar por Internet se puede ayudar al propósito de la compañía comprando en su tienda on-line camisetas y sudaderas de algodón orgánico para hombre, mujer y niños.

La organización, que tiene su sede en Berlín (Alemania), además, es un ejemplo de transparencia: hace público cada mes en su página web su estado de cuentas así como las facturas correspondientes a la plantación de árboles.

Nuestra agricultura necesita un cambio. El sistema actual ha agotado ya aproximadamente el 24 % del suelo del planeta. España se está convirtiendo en un desierto

ODS Cubiertos

ODS_1_fin_pobreza

 

Y tú ¿cómo de responsable te sientes ante la deforestación mundial? ¿Cuál será tu siguiente paso?

 

*Artículo originalmente publicado en el blog de Ecosia

Volver arriba